Cuando las personas se encuentran en movimiento, ya sea por sus propios medios o cuando lo hacen sobre vehículos y utilizan ciertos equipos o herramientas, todos sus órganos están sometidos a cierto grado de vibración.

Generalmente, estas acciones no generan daño, ya sea por los mecanismos de atenuación que posee el cuerpo humano, o bien porque el nivel de vibraciones es lo suficientemente bajo para no producir trastornos.

No obstante, cuando las vibraciones mecánicas superan unos límites, tal y como ocurre en muchas ocasiones en ciertos puestos de trabajo, éstas pueden ser muy peligrosas para la salud de los trabajadores y trabajadoras.

La exposición a las vibraciones, no solo es algo molesto. Está demostrado, que cuando esta actividad es constante, puede ocasionar graves problemas médicos, tales como dolor de espalda, dolor de cabeza, mareos, síndrome del túnel carpiano, también cervicalgias o dorsolumbalgias, entre otras. El riesgo para la salud depende de la vía de ingreso al cuerpo humano, de la intensidad del efecto y de una repetición diaria de la exposición durante años.

Son numerosas las actividades laborales que suponen una exposición prolongada a vibraciones mecánicas tanto transmitidas al sistema mano-brazo como al cuerpo entero. La conducción de vehículos de transporte, carretillas elevadoras, maquinaria agrícola y de obras públicas, así como el uso de herramientas manuales rotativas alternativas o percutoras, son las fuentes principales de la exposición laboral a vibraciones mecánicas. Así, las lesiones relacionadas con las vibraciones mecánicas tienen gran incidencia y están muy presentes en ocupaciones laborales relacionadas con el sector forestal, agrícola, transporte, industria, construcción, etc. Sus riesgos potenciales dependerán del tiempo al que está sometido el cuerpo humano y de la frecuencia de la vibración.

A pesar de la numerosa población laboral expuesta, la escasa cultura preventiva frente a los riesgos por exposición a vibraciones mecánicas, es hoy en día una realidad. El efecto peligroso de herramientas o máquinas vibrantes se conoce desde hace mucho tiempo pero a menudo se subestima. Al objeto de paliar esta carencia, y conscientes de la importancia de mejorar la protección de los trabajadores y trabajadoras en la exposición a vibraciones mecánicas, se presenta esta Guía.

Cliente: Confederación de Empresarios de Pontevedra

CEP